Historia del Derecho Internacional

Posted on

Dentro de las relaciones humanas se pueden encontrar un sin fin de características, al punto que sería imposible contar las múltiples direcciones a las que apuntan; Pensemos en los siguientes números: 7,226,259,152 y 3,153,600,000, el primero es el aproximado de seres humanos en la tierra al momento de comenzar a escribir este texto en 2015, y el segundo, es el numero de segundos en 100 años sin contar los años bisiestos. Para intentar esbozar lo que representa la humanidad y sus relaciones, para comienzos de éste siglo, existen más personas en la tierra que segundos en 100 años de vida; en otras palabras, si una persona viviera 100 años, y ocupara su vida entera desde su nacimiento hasta su muerte relacionándose con una persona a la vez, sin comer, ni dormir ni hacer nada más que pasar 1 segundo con una persona distinta cada vez, su vida no sería suficiente para para relacionarse ni con la mitad de toda la humanidad.
Concretamente, si analizamos a la humanidad como el colectivo de seres humanos vivos en el mundo, no debemos perder de vista su carácter abstracto, y lo que se vive a los largo de la vida, es solo una pequeña fracción de eso; sin embargo, todos estamos vinculados por un aspecto común, el derecho, específicamente desde 1948 con la declaración universal de los derechos humanos que proclama que “todos los seres humanos nacemos libres y en igualdad de dignidad y derechos”. El propósito de este texto no es hablar sobre humanidad, ni sobre derechos humanos, sino de la manera en que los seres humanos nos relacionamos unos con otros, a un nivel más complejo y abstracto, es decir, a través de instituciones legales ideales, como Estados y organizaciones internacionales y las vinculaciones que surgen entre éstas bajo la concepción del derecho, y para ser más específicos, el derecho internacional.
El derecho internacional nace fundamentalmente de la humanidad, pero visto como conjuntos separados de seres humanos, agrupados en Estados y organizaciones, y como éstos grupos se interrelacionan en razón de nuestra humanidad compartida y nuestra convivencia en el planeta.
Cuando se piensa en la idea de derecho internacional se pueden percibir una serie amplia de ideas como la paz y la guerra entre naciones, las crisis humanitarias u otros asuntos de interés global como el calentamiento global o la protección del medio ambiente. Se puede pensar también en la fundamentación de los derechos humanos básicos que van desde la libertad de expresión hasta la demostración del derecho al agua y a la alimentación sostenible y soberana y la reivindicación de los derechos laborales etc. de una forma aún mas dramática se podría imaginar gravísimos crímenes internacionales en el contexto del aumento en los actos de terrorismo. Incluso desde una perspectiva más personal se puede pensar en eventos que han afectado a nuestras familias o comunidades en los últimos años o eventos distantes que han hecho historia en cada uno de nuestros países, como la reciente disputa por la isla conejo entre El Salvador y Honduras, o el caso de las Islas Malvinas entre Argentina y el Reino Unido, o quizás la intervención militar Estadounidense en Nicaragua etc. en general situaciones que transforman y moldean la vida de las personas y los pueblos.
Consideremos los vuelos de larga distancia, o la solicitud de una visa para el país que se desea visitar, o las frutas y verduras que se compran en el supermercado, probablemente nosotros mismos o alguien de nuestra familia es empleado de alguna corporación transnacional, lo que lo obliga a viajar y a pasar tiempo fuera del país en viajes de negocios u otras relaciones laborales. Los marinos o pilotos, comerciales y militares, los empleados de las plataformas petroleras en aguas internacionales, nuestros teléfonos móviles y otros aparatos tecnológicos, todo, completamente se encuentra en una vinculación directa con leyes y no es el hecho de comprar un aparato y adquirir un servicio ya que eso corresponde al Leges nationis,1 sino a los océanos que el bien a transitado su manufactura, o los minerales necesarios para elaborar sus partes, o las semillas para sembrar la fruta, los elementos requeridos para su producción, las patentes, hasta le software que instalamos en de forma gratuita en nuestros ordenadores está vinculado al derecho.
La vida diaria, esta influenciada por una gran cantidad de acciones que pasan desapercibidas pero que están vinculadas al derecho doméstico, como subirnos a un autobús y pagar el boleto de abordaje, que es un acto mercantil, o al derecho internacional, como la importación del autobús o sus partes.
En tiempos de globalización nada de esto es nuevo, sin embargo, entre más interactuamos entre naciones, entre sociedades, se vuelve más necesario un marco de normas comunes a todos que propicie una interacción sostenible y predecible.
El derecho en general media entre todo tipo de relación o vinculación, ofreciendo un espacio común para la actuación de las partes relacionadas; entre más complejas son las relaciones y los vínculos, se requiere de un derecho más específico. Pero entonces conviene preguntarnos ¿Que hace que el derecho trascienda las interacciones locales? ¿Como se volvió necesaria su existencia?¿que sucede si éstas normas se irrespetan?, ese derecho que nuestros políticos invocan y debaten entre sus gobiernos ¿es realmente derecho internacional? ¿Es posible tener derecho internacional como el derecho en general, o las relaciones entre los pueblos y los gobiernos dependen específicamente del poder o de la influencia?, ¿presentaría el derecho internacional una mejor ilustración del pensamiento de Blaise Pascal2 “incapaces de hacer lo que es justo, fuerte, hemos concebido lo que es fuerte como justo”? ¿Donde se encuentra la justicia dentro de las relaciones mundiales?¿Es la justicia el propósito de todo derecho?.
Este tipo de preguntas, son las que se intentarán abordar a lo largo de este texto con la finalidad de proporcionar una visión informada y articulada de las preguntas que se plantean, desde la perspectiva de la vinculación de todas nuestras relaciones con el derecho internacional. Este texto, trata sobre derecho internacional, específicamente, derecho internacional público, o el derecho de las naciones, en contraste con el derecho internacional público, que versa sobre las relaciones entre individuos en diferentes Estados.
Breve historia del derecho internacional
En tiempos romanos, el “Derecho Romano” era aplicado exclusivamente a los ciudadanos de Roma, mientras que las relaciones entre el Imperio Romano y las otras tribus y reinos del resto del mundo era llamado “Ius Gentium” el cual era común, tanto como para los romanos como para el resto del mundo. Se dice que era común a ambos, debido a que se deriva del derecho natural, entonces ius gentium era aplicable para todos los seres humanos, mientras que ius civile o derecho civil era solamente para los ciudadanos, (Romanos) . En la actualidad el ius gentium o “derecho de gentes” por su traducción del lenguaje oficial diplomático internacional (el francés) “le droits des gens” se mantiene con su mismo nombre ya que establece los fundamentos del derecho internacional público vigente siendo que los tratados entre los reinos e imperios han existido desde hace miles de años.
El tratado más antiguo es el tratado de kadesh que fue contraído en el año 1259 A.C. Entre los hitíes y los egipcios, sin embargo, la fundación estructural e intelectual del derecho internacional público como lo conocemos es más reciente.
Se considera que el derecho internacional moderno surgió en 1648 a raíz de los tratados de paz entre Onasbruck y Munster3 el quince de Mayo y el veinticuatro de Octubre respectivamente, que pusieron fin a treinta años de guerra bajo la disputa generada entorno a si Europa era considerada como el Sagrado Imperio Romano, poniendo fin a su vez a los ochenta años de guerra entre la España católica y la Holanda reformada, en donde España finalmente reconoció la independencia de los países bajos.
La razón por la que se denomina “la Paz de Westphalia” y el motivo por el que representa el inicio del derecho internacional moderno, es debido al paradigma señalado en éstos tratados, en donde se aborda la igualdad en la soberanía de los Estados en sus respectivos territorios y sin ninguna autoridad por encima de ellos.
Las naciones europeas habían peleado unas contra otras por más de treinta años, y ninguno ganó la guerra en realidad especialmente por que se peleó sobre lineas de pensamiento religiosas. Los Estados y las naciones se encontraban entonces exhaustos, nuevas naciones surgieron y el modelo social utilizado para llevar la paz a Europa fue bastante simple, establecieron que: para que para poder convivir juntos en paz, los Estados deberían vivir separados de ellos mismos y ser soberanos dentro de su propio territorio e iguales cada uno de ellos.
Como resultado, las dos grandes autoridades que habían orientado la historia de Europa, pierden mucha de su influencia desde dos perspectivas; desde el lado temporal, el emperador del sagrado imperio Romano, y por el lado espiritual el papa.
Los vínculos legales entre la lealtad, la jerarquía y la autoridad que habían existido entre el emperador y el papa y los principados y monarquía fueron sustituidos por un nuevo cuerpo normativo y de entendimiento para las relaciones entre éstos. Un nuevo entendimiento basado en la soberanía, derivando un nuevo orden legal que repudia cualquier ley por sobre sus constituciones.
El modelo de soberanía igualitaria, es un modelo legal – liberal donde cada política adopta su propias leyes y contratos, con otros Estados y entidades para crear obligaciones entre ellos sin perjuicio de la imposición de obligaciones de unos sobre otros o de comandar a esta entidad o Estado.
Si se pudiera graficar este nuevo orden legal sería caracterizado por su horizontalidad, en sentido opuesto a la verticalidad planteada por el orden legal imperial, basado en la jerarquía de todos sus sujetos. El derecho internacional es descentralizado, y ésta estructura básica no ha cambiado mucho por el pasar de los siglos y se encuentra vigente en estos tiempos.
El artículo 2 numeral primero de la Carta de las Naciones Unidas4 proclama que “La Organización esta basada en el principio de la igualdad soberana de todos sus Miembros.” mientras que el numeral 7 protege la denominada jurisdicción interna o doméstica de los estados de cualquier interferencia.
Lo más interesante de esta circunstancia es que si la composición y las preocupaciones de la comunidad internacional han cambiado radicalmente, hasta el momento ha cambiado fundamentalmente el modelo legal de Westphalia basado en la igualdad y la soberanía.
De Westphalia a Versalles.
El derecho público europeo establecido desde la paz en Westphalia se extendió a todo el mundo para convertirse en un paradigma fundamental del derecho internacional. En 1776, trece colonias americanas de la corona británica lograron convertirse en Estados independientes a raíz de esto. Se crearon determinados límites constitucionales con la república Americana sin alterar el paradigma fundamental de las relaciones internacionales y la ley, basados en la soberanía y la igualdad.
Las colonias latinoamericanas de España y Portugal, siguieron el mismo proceso unas décadas después, y una vez más, la estructura social básica consistió en la soberanía igualitaria para los Estados.
La confusión de la revolución Francesa y las guerras Napoleonicas cesó por la reorganización del derecho interno y el restablecimiento del balance de poderes En 1815, en el congreso de Vienna5.
En 1885, en el congreso de Berlin, los Estados europeos se repartieron entre ellos el continente africano extendiendo a sus dominios coloniales ésta lógica del balance de poderes entre ellos.
Luego en 1914, este balance de poderes puso a prueba sus límites cuando no pudo mantener la paz durante la Primera Guerra mundial6 que en solo cuatro años devastó a Europa, no solo materialmente sino jurídicamente. Siglos de progresos y desarrollo científico e industrial fueron convertidos en maquinaria de guerra. Fue no solo una guerra total, sino la primera guerra internacional en donde hasta los civiles fueron llamados a hacer servicio militar obligatorio.
La guerra terminó con la incidencia de los Estados Unidos que balanceó la fuerza a favor de los poderes Aliados, restando en una derrota para Alemania junto con el imperio Austríaco – Húngaro y el imperio Otomano.
Luego de la guerra, los términos para la paz se basaron mayormente en los primeros catorce puntos del tratado de Versalles7 que fueron publicados por el Presidente de los Estados Unidos en Enero de 1918, posteriormente se puso fin a las potencias centrales con una serie de tratados de paz8 firmados hacia 1920. Alemania se convirtió en una república, y perdió todas sus colonias; Alsace – Lorraine fue restituía a Francia y el imperio Austro – Húngaro y Otomano fueron desmantelados.
De los territorios de estos imperios se crearon nuevos Estados, basados en el principio de las nacionalidades9 y Polonia, que había desaparecido como estado durante 123 años fue restablecido nuevamente como Estado.
Por primera vez en la historia de la humanidad, una organización internacional fue fundada con la finalidad de mantener la paz y la seguridad internacional. Esta organización se denominó la “Liga de las Naciones” y su propósito residía en la primera parte del tratado de Versalles.
Versalles se había convertido en un momento trascendental en la historia, y un momento ambivalente para el derecho internacional público, ya que fue este tratado de paz, el que albergó la esperanza que se podía mantener la paz a través del derecho internacional, aún que dicha esperanza decayera drásticamente veinte años después.
Luego del rechazo al tratado por el congreso de los Estados Unidos, y el abandono de los países occidentales, la Liga de las Naciones nació como una organización débil e incapaz de reaccionar ante los retos impuestos por la Italia facista, Japón Imperial y la Alemania Nazi en 1930, y a pesar de haberse presentado como un instrumento de paz y justicia entre las naciones y el comienzo de una nueva era, el tratado de Versalles fue utilizado como un instrumento de dominación continua; Lo que conforma la ambivalencia del derecho internacional.
Si se observa detenidamente la pintura de William Open, del museo imperial de la guerra en Londres, se puede observar que, aun que el establecimiento de la liga o sociedad de las naciones representa un instrumento para la paz mundial, solamente se plasma una raza en la representación de la firma del tratado, con excepción de una del Hindú Maharajah quien era servidor del imperio Británico.
Lo que también representa la ambivalencia del derecho internacional hasta 1919, tanto como una promesa de paz y justicia y a la vez un instrumento de dominación; Aun que esta ambivalencia continúa en tiempos actuales, las circunstancias han cambiado y los medios son más complejos, pero Versalles siempre representa el instrumento de inicio del derecho internacional.
Desde el punto de vista legal, el período ínter-guerra fue marcado por un punto de referencia que permitió a la Liga de las Naciones obtener reglas que limitaran la libertad de los Estados, el hecho de poder recurrir al uso de la fuerza para resolver disputas. Sin embargo, estas reglas no admitan la guerra como un instrumento para las políticas nacionales para resolver conflictos; la denominada “Proscripción de guerra” fue un logro alcanzado por el tratado de París de 1928 que también es denominado el pacto Brian Kellogg, en cuyos primeros dos artículos del preámbulo dice:
“Artículo 1: las Altas Partes Contratantes declaran solemnemente en nombre de sus naciones, que condenan la guerra como medio de solución de controversias internacionales y que desisten de su uso como herramienta de la política nacional en sus relaciones mutuas.
Artículo 2: las Altas Partes Contratantes reconocen que el arreglo o la solución de todas las controversias o conflictos, cualquiera sea su naturaleza u origen, que pudieran surgir entre ellos, no deberá jamás buscarse sino por medios pacíficos.”
Aproximadamente diez años después, se rompen los límites del derecho internacional nuevamente cuando Polonia es invadida por la Alemania Nazi el 1 de septiembre de 1939 y Polonia Occidental es invadida por la Unión Soviética dos semanas después, lo que inició la Segunda Guerra Mundial, que terminó con una victoria sobre Alemania y su ocupación.
Apartado de cualquier tratado de paz, la Carta de las Naciones Unidas es firmada en San Francisco el 26 de Junio de 1945 con el fin de:
“preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles,”10
la guerra contra Alemania, terminó el 8 de mayo de 1945, pero la guerra con Japón se acrecentaba, al punto que terminó con el lanzamiento de las bombas atómicas en las ciudades de Nagasaki e Hiroshima el 6 y 9 de Agosto respectivamente.
A pesar de todos estos acontecimientos, la carta de las Naciones Unidas, sostiene su fundamento en el principio de la soberanía e igualdad de los Estados aunque luego de la segunda guerra mundial, la guerra fría dividió a las fuerzas victoriosas y paralizó a las Naciones Unidas por un periodo largo de tiempo; y no fue hasta finales de los años 50 y todo lo largo de los años 60 se alcanzó uno de los logros mas grandes de ésta entidad, esta fue la de asilar la descolonización de Asia y Africa.
Un nuevo principio de derecho internacional público, nace inmediatamente para cambiar radicalmente la agenda de la comunidad internacional, el derecho de autodeterminación de los pueblos entendido inicialmente como el derecho de las colonias Europeas a convertirse en Estados independientes a pesar de su carácter revolucionario este derecho se ejerce sin perjuicio de la aplicación del principio fundamental del derecho internacional de la soberanía de los Estados; en otras palabras, el derecho a decidir las propias formas de gobierno, o la decisión de convertirse en un Estado independiente, no transgrede el derecho a la soberanía y a la igualdad de los Estados, sino mas bien coadyuvan.
En muchos lugares alrededor del mundo, el proceso de descolonización ha sido un proceso sangriento, no solo por el carácter violento de la separación de una colonia, de la influencia colonizadora, sino también por el respeto y el reconocimiento de éstas como nuevos Estados.
Cuando Iraq invadió Kuwait en agosto de 1990, el concejo de seguridad de las Naciones Unidas, propuso y dirigió la mediación, lo que representó un acto que devolvió la incidencia a la ONU y el desarrollo del derecho internacional.
Sin embargo, el derecho internacional, no es solamente una cuestión de paz y seguridad, stricto sensu, son tres los grandes asuntos sobre los cuales versa el derecho internacional actualmente: Desarrollo, Derechos Humanos y protección del medio ambiente, son los que crean un nuevo sentido de interdependencia entre la naciones del mundo, proporcionando nuevas dimensiones al concepto de Paz y Seguridad basado en la soberanía de los Estados y donde el derecho internacional nace y se convierte en el referente común para las relaciones jurídicas de los Estados.
La ultima década del siglo XX presenció la creación de la organización mundial del comercio, la creación de los tribunales penales internacionales de Yugoslavia y Rwanda, la Corte Penal Internacional, La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, además de la creación del protocolo de Kioto para el cambio climático y la cumbre de Rio para el desarrollo sostenible y elestablecimiento de muchas operaciones para el mantenimiento de la paz mundial; solo para mencionar algunas instituciones e instrumentos basados en la idea de la coexistencia y cooperación entre las naciones a través del derecho internacional dirigiendo la soberanía de cada pueblo hacia la busqueda de objetivos comunes, de modo que, a pesar de los errores cometidos por las naciones, como el genocidio en Srebrenica y Rwanda, el final del siglo XX está marcado por un sentido intrínseco de multilateralismo y metas comunes.
En el desarrollo de la internet y la televisión y las telecomunicaciones y redes sociales en general, este multilateralismo y globalización es cada vez más sensible en las poblaciones del mundo. Los ataques del 11 de Septiembre 2001 en Estados unidos, y la posterior invasión de estos mismos a Iraq en 2003 frena la idea del multilateralismo y se utiliza la figura de “los aliados” como una herramienta de legitimidad para manipular los recursos del derecho internacional, sin embargo, los Estados que conforman la comunidad internacional, buscan nuevos instrumentos que refuercen la coexistencia, la cooperación y la búsqueda de ideales más altos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *